Entre lo subterráneo y la superficie.

A partir de 1816 se inició la construcción de los cuatro socavones en Zipaquirá, al mismo tiempo que se inició el uso de calderos para obtener sal de grano, cuya implementación la había propuesto Humboldt en 1801, argumentando que la producción de las gachas que hacían los indígenas de Tocancipá y Gachancipá, no eran muy prácticas y generaban gastos extras. El primer socavón que se abrió en 1816 se hizo bajo la dirección de Jacobo Wiesner. En 1834 bajo la dirección de los ingenieros Mac-Douall y Nirkmainden, se construyó el socavón de Guasá; posteriormente en 1855 se construyó el socavón "el Manzano" (conocido como el Zajón). Finalmente en 1876 bajo la dirección del ingeniero de minas Don Trofimo Verany, se construyó el socavón de "Potosí" y "Peñalisa"

Catedral Antigua.

La catedral antigua fue construida a partir del 7 de octubre de 1950 e inaugurada el 15 de agosto de 1953 en las antiguas galerías cavadas por los muiscas dos siglos antes. En 1932, Luis Ángel Arango tuvo la idea de construir una capilla subterránea llevado por la devoción que los obreros demostraban antes de iniciar su jornada de trabajo. Estos adornaban los socavones con imágenes religiosas de sus santos a los que pedían bendición y protección. La mina poseía entonces cuatro niveles de excavación, cada uno de ellos con una extensión de 80 m . La Catedral Salina se situaba en el segundo nivel de la montaña. La Basílica tenía una longitud de 120 m , una superficie habitable de 5.500 m² y una altura de 22 m . En su interior había 6 columnas, cada una con una base de 80 m² y podía albergar 8.000 personas. Al fondo de la basílica se podía contemplar una gran cruz de madera, iluminada desde su base y que proyectaba sobre el techo una sombra que simbolizaba a un Cristo con los brazos abiertos.

Catedral de Sal nueva.

La Catedral actual se empezó a construir en 1991, 60 m por debajo de la Catedral antigua. El Instituto de Fomento Industrial, la Concesión Salinas y la Sociedad de Arquitectos abrieron el concurso de arquitectura con el fin de escoger el mejor diseño de la que sería la nueva Catedral de Sal de Zipaquirá en reemplazo de la antigua. El proyecto del arquitecto Roswell Garavito Pearl ganó el concurso que comprendió cambios estructurales en el túnel de ingreso, la cúpula y la sacristía. De esta manera se inauguró en diciembre de 1995. El diseño comprende las siguientes tres secciones principales: El Viacrucis, La Cúpula y naves.